COLOMBIA
Inicio
Menu

El liderazgo, el motor de mis metas

El liderazgo, el motor de mis metas

Por: Karen Patricia Hernández Ochoa

Hola, soy Karen Patricia Hernández Ochoa tengo 15 años, soy de Villanueva, Casanare, pero hace 9 meses vivo en Guachené, Cauca en la Vereda Campo Llanito porque mis padres quieren trabajar independiente en las tierras que heredaron.

Estudio en el colegio Jorge Eliecer Gaitán en el grado noveno y toda mi vida he sido lideresa en los diferentes colegios que he estudiado.  Siempre he sido y soy representante de grado y monitora, soy parte del consejo estudiantil y consejo directivo.

En el consejo estudiantil nos reunimos un grupo de compañeros y compañeras, observamos las incomodidades de los estudiantes y los profesores para poder tener una mejor relación entre ellos.  En este consejo, he logrado ayudar a los estudiantes con problemas familiares que pueden afectarlos académicamente y personalmente, y además, trato de orientarlos para que no cometan un error con la ayuda de la psicóloga. En el consejo directivo hablamos sobre cómo se pueden mejorar los salones que están en mal estado y tener una mejor solución.

Me considero una chica con liderazgo porque soy muy persistente en todas las formas para lograr mi objetivo. Me gusta escuchar sin criticar las ideas y opiniones de los demás, para poder tener una mejor relación con las personas. Esto es algo necesario para ser una buena lideresa porque podemos apoyarnos y lograr triunfos entre todas. Me gusta cantar, bailar y estudiar.

Lo que me ayuda a fortalecer mi liderazgo es que, aunque muchas personas no estén de acuerdo conmigo o me digan que no puedo realizar lo que quiero lograr, eso para mí es una motivación muy grande porque me ayuda a perfeccionarme como persona. Las ideas y opiniones negativas no las tomo como críticas ofensivas para mí, sino como algo que me ayuda para mejorar mi vida personal.

He logrado ser una mejor lideresa gracias al apoyo de mi mamá y papá quienes me han dado la confianza cuando me afectaban las críticas ofensivas hacía mí, ellos me decían que no les pusiera cuidado y que lo utilice a favor mío, en el sentido de fortalecerme como persona, para no decaerme y seguir logrando mis sueños. Le doy gracias a Dios porque soy una persona muy inteligente, capaz de lograr lo que me proponga poniendo en práctica los derechos que he aprendido en mi diario vivir y sobre todo el respeto y la responsabilidad que me han enseñado mis padres.

Estoy muy agradecida por esta oportunidad que me ofrece la vida, la cual me siento muy feliz porque tengo todo lo que quiero. Gracias por esta oportunidad y espero que muchas mujeres y niñas se inspiren conmigo para que puedan seguir adelante, a pesar de los obstáculos que tenemos nosotras las mujeres y tener el valor necesario para enfrentarlos y así podemos lograr grandes metas, como yo, que quiero realizar varias carreras y triunfar en la vida.